Despues de haberte conocido por catorce años hubiera esperado mucho más de tí. Si no fuera porque tengo que revisitar una de las últimas veces que hablamos cuando aún podía llamarte un pilar en mi vida te mandaría al carajo ahorita mismo. Pero obviamente hay mucho más que no salió este último Verano antes que desaparecieras por completo. Me dan ganas de desparramar y maldecir todo el dolor que me sale flotando por la boca mientras exprimo mis dientes, intentando escribir sin que me tiemblen las manos. Tal vez sea la jarra y media de café. Te acuerdas cuando paramos a descansar y te tomé de la mano echados en el pasto y empezamos a llorar? A veces no puedo creer que ya no estés aquí, pero la verdad despues de la escenita aquella no mereces que te dedique nada. No despues de literalmente salvarte la vida. No despues de levantarte en mis brazos y llevarte al cuarto de emergencia y quedarme contigo toda la noche hasta que hayas podido caminar tú sola. No despues de tanta mierda en que tú tambien te habías metido y yo haberte escuchado, entendido, apoyado y haberte dado lo mejor (bueno, lo peor tambien) de mí. Y ni siquiera hablemos de ése viejo de mierda y todo lo demás que esa sarta de cojudos ni se imagina. Igual, te hiciste la huevona habiendo hecho contacto visual en un lugar tan grande. No te quise dedicar ni un segundo más despues que te necesité más que nunca.

Eres una pendeja y me revienta todavía extrañarte.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s